Si usted tiene alguna información sobre cómo podemos hacer mejor nuestro nuevo sitio web por favor, póngase en contacto con nosotros y nos gustaría saber de usted.
 
 
El síndrome de Blancanieves
 
Extracto del artículo publicado en el 'Resumen y Conclusiones del Congreso de la Gente Mayor 06 Cerdañola del Vallès'
/serveis_municipals/drets_civils/gent_gran/Congres_de_la_Gent_Gran06/Congres_de_la_Gent_Gran06.html
 
Envellir bé · Saber envejecer  Dra. Lydia Giménez-Llort, Investigadora Ramón i Cajal, Dept. de Psiquiatria i Medicina Legal · Institut de Neurociències · UAB
 
Las mejoras en la calidad de vida han permitido un incremento de la esperanza de vida que ha marcado una novedad en el envejecimiento 
individual y social. En sólo un siglo hemos conseguido vivir medio siglo más, pero este avance no se ha traducido en una mejora real en nuestra manera de vivir ni apreciar los bellos matices de esta etapa ahora revitalizada. Con frecuencia, aún miramos hacia ella con desesperanza y temor apoyados por una sabiduría popular de mitos y creencias que nos habla de ella como sinónimo de decrepitud, enfermedad y antesala de la muerte.
Los gerontólogos más prestigiosos nos advierten de un rechazo (-ismo, -ism en inglés) individual y social hacia la edad (age en inglés) que denominan ageismy que yo he rebautizado con el nombre de El síndrome de Blancanieves’. Así, vivimos inmersos en un cuento tradicional de hadas, encantos y hechizos que enseña a los niños la bondad e inocencia de la juventud, la solidaridad de los enanitos o el amor que rompe hechizos. Pero el cuento nos habla también de un diálogo entre una reina que ha dejado de ser joven y por sorpresa, en contra de su propio convencimiento, a pesar de su poder y su reconocida belleza de antaño, se enfrenta una y otra vez a las crueles palabras del espejo (la sociedad) poseedora de una verdad que no gusta y es difícil de aceptar.
El síndrome de Blancanieves nos describe un antagonismo ‘vejez/belleza’ (‘vellesa/bellesa’, en catalán) que no es cierto.  Nos acerca a un sentimiento individual y social de ageism, simboliza el diálogo tenebroso entre un espejo cruel y una mujer de mediana edad que no acepta su envejecimiento y olvida las cosas importantes que embellecen la vejez. Inmersos en este sentimiento, pasamos la vida y llegamos inevitablemente a la vejez sin saber casi nada de ellas más allá de las experiencias personales o cercanas y nos encontramos, de repente, con un desconocimiento y un vacío que no sabemos resolver favorablemente. La percepción del tiempo cambia y ese prometedor futuro pasa a ser un día a día que no sabemos con qué y cómo llenar. El tiempo de ocio, antes tan escaso y apreciado, ahora puede resultar incluso insípido. La salud ocupa ahora el primer lugar en nuestras preocupaciones porque hemos pasado de estar enfermos a tener una enfermedad, probablemente crónica, y ser enfermos de. Tenemos el deseo de vivir muchos años, cuando nuestros esfuerzos diarios deberían de ir encaminados a dar más vida a los años.
La autoestima (percepción de uno mismo y de la imagen y salud de nuestro propio cuerpo) se ve bombardeada diariamente con referencias constantes a una falsa importancia y necesidad de mantenernos activos y jóvenes. Afortunadamente, frente este feroz ‘sin sentido’ que caracteriza al Síndrome de Blancanieves, tenemos personas mayores que nos demuestran que la vejez es también sinónimo de belleza y carisma, de juicio, de dignidad, de saber hacer, de experiencia, de sabios consejos, de capacidad de perspectiva, de realización, de consolidación, de transmisión de valores y afecto, de testimonio de tiempo y hechos que otros no vivieron. Abuelos y abuelas que nos demuestran que su rol en la familia es muy importante, que establecen vínculos afectivos tremendamente entrañables con sus nietos/as, que son la memoria viva de los que desgraciadamente ya no están, que contribuyen con su inestimable ayuda a la economía familiar... Personas mayores que saben escuchar y cuidar su cuerpo con una nutrición adecuada y respetuosa con sus nuevas necesidades y dolencias, que saborean el amor pausado, que disfrutan de los días soleados paseando con sus parejas o amigos o formando un grupo de amigos para jugar a la petanca. También aquellos que saben cómo quitarle el sueño a sus neuronas con cada carta de brisca que tiran o cada ficha de dominó que colocan encima de la mesa, aquellas que mantienen la red neuronal viva tejiendo un jersey o haciendo ganchillo, conversando con las vecinas, yendo a comprar, cocinado deliciosas comidas o explicando viejos cuentos a sus nietos. Hay muchas personas que ya han aprendido a sacarle jugo a esta etapa de la vida, que aprovechan su bagaje para enriquecer también la vida de los demás o hacerla más fácil. Personas mayores que son grandes persones (juego de palabras 'Persones grans que són grans persones'’ en catalán). Es quizás por eso que desde el año 2002, unos 150 jóvenes se matriculan anualmente a Envellir bé, una asignatura que les habla de persones mayores como ustedes que ahora leen este resumen, personas que demuestran que saber envejecer es un arte y hacerlo bien es todo un mérito. Ciento cincuenta jóvenes que cada año ponen en duda y desafían al Síndrome de Blancanieves motivados por el vínculo que tienen con sus abuelos y la necesidad de aprender los secretos que les han hecho personas especiales a quienes emular.
 
Saber hacer
Algunas empresas y entidades comerciales utilizan la imagen de la persona mayor para revalorizar el valor tradicional o saludable de sus productos mientras que otras se dirigen al colectivo de personas que envejecen o son ya mayores como usuarios directos de su producto. En ambos casos, el 'savoir faire' o 'saber hacer' se traduce en mensajes basados o que inspiran sabiduría, confianza, respeto, tradición, acceptación y que huyen del 'anti-envejecimiento', el fenómeno sociocultural de la última decada que induce a rechazar y luchar contra los signos del envejecimiento.
Los alumnos de 'Saber envejecer', año tras año, analizan de forma crítica los anuncios y el rol que los anunciantes adjudican a la persona mayor o aquella que muestra los primeros signos físicos de envejecimiento. En esta página iré recopilando su selección y sus comentarios así como algunos anuncios o marcas más discretas que vaya encontrando de forma casual pero que muestren este 'saber hacer'. Empiezo con la que ha roto moldes y merece un 'chapó', continuo con mi targeta de visita cuando salgo de viaje y una tercera que he descubierto estos días de vacaciones... Y, está claro, les invito a que nos envien ejemplos de 'Saber hacer' para añadirlos a la lista.
 
Dove Pro.age Celebré con alegría cuando vi por primera vez la palabra 'Pro-Age' en un anuncio de productos para personas maduras o que envejecen. Porque su filosofía es respetuosa con el proceso natural del envejecimiento y crea una línea de productos de belleza que hablan de 'devolver aquello que se necesita justo ahora', invitan a suavizar, mejorar, proteger y acaban siempre con un nuevo lema: 'porque una piel bella no tiene límite de edad'.  www.dove.com

Galletas Trias  Desde hace más de 10 años, cuando salgo de Barcelona para visitar amigos o compañeros de trabajo meto en la maleta una caja de galletas elaboradas de forma tradicional por los 'Nietos de Joaquim Trias' en Santa Coloma de Farners (Girona) y que tienen por icono a un matrimonio anciano y la fecha 1906. Las delicias aturronadas siempre ganan una sonrisa allí donde las llevo. www.triasbiscuits.com

Fartons Polo En los años 60, la família Polo, en su horno de la plaza de Alboraya, pensó en elaborar un producto especial para mojar en la horchata. Así nacieron los primeros 'fartons' que la família ahora anuncia usando el logo tradicional de las barracas valencianas y la foto del abuelo con las manos en la masa acompañando el texto de su producto, que es ya referente entre los dulces de la gastronomía valenciana. www.fartonspolo.com

Miravete de la Sierra Este pueblo de Teruel ha lanzado una campaña publicitaria singular con el lema 'el pueblo donde nunca pasa nada' y 'el tiempo no pasa ni adelantando la hora'. Su página web es fantástica, ofrece un recorrido por el pueblecico con un cierto toque de humor y nos presenta a los 12 habitantes del pueblo. Su ánimo es promocionarse a nivel de un turismo rural discreto (la casa del cura y un casa rural) y recaudar fondos para restaurar la iglesia con la 'compra' simbólica de una nueva teja. Sea como fuere, los valores y/o figuras de cada uno de los habitantes del pueblo son un buen reclamo. www.elpueblodondenuncapasanada.com

Chocolates de la abuela De camino a Biescas me quedó al otro lado de la carretera N-330 así que me tuve que conformar con anotar su nombre e imaginar lo que en aquella pequeña casa-tienda de Hostal de Ipiés (Huesca) podría hallar. Pero hoy, de camino de vuelta a casa, no lo he podido evitar! Qué grata sorpresa, difícil de imaginar, la que me he llevado! Es como entrar en una caja de bombones!!! El aroma, la vista... y la dulce cata que ofrecen en una bandejita han sido algo inesperado. Así que he dubiteado cuando la señora me ha preguntado que deseaba...He tenido que 'centrar la ideas' y recordar que 'entraba a por una tableta de chocolate con avellanas...' Artesanía con un producto de origen americano 'reservado para los Dioses' elaborado, en este caso, con amabilidad argentina y con el saber hacer de antaño, haciendo gala del nombre de la tienda (por cierto, su icono es una abuela removiendo chocolate). Y por lo visto, no soy la única que ha caído embelesada por la gran variedad de chocolates artesanales...porque los 'chocolates de la abuela' ya tienen su propia tienda en la capital de Aragón.  www.chocolatesdelaabuela.com    

Universal de Obras Después de 10 años enseñando a mis alumnos que estudian arquitectura y telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Madrid, compruebo con satisfacción que cada vez más arquitectos y constructores muestran su sensibilidad para mejorar las condiciones de vida de las personas mayores o las que padecen algún tipo de discapacidad. Así quedó reflejado en actos singulares hasta hoy, como el 'Congreso Internacional Global Alzheimer's Summit, Madrid 2011
organizado por la Fundación Reina Sofia y la Fundación Pascual Maragall con motivo del Año Internacional de la Investigación en Alzheimer: Alzheimer International 2011' que dedicó dos conferencias plenarias y sendos mini-simposios a "Arquitectura y diseño: creando espacios de calidad de vida para personas con la enfermedad de Alzheimer" y "Aplicación de las tecnologías de la Información y la comunicación en la atención a personas con la enfermedad de Alzheimer". Un cambio puesto
también de manifiesto en el programa del 'Simposium 'Rehabilitación integral y eficiencia energética. Beneficios y soluciones' organizada por APCE (Asociación de Promotores y Constructores Españoles) y el Grupo Habitat Futura, en el 17º Salón Inmobiliario Internacional & Symposium, Barcelona Meeting Point, 23-27 Octubre 2013 que enfatizó la importancia de los nuevos decálogos acunados en la nueva 'Ley de Rehabilitación, recuperación y renovación urbana'. Esta nueva visión europea de la rehabilitación de los espacios urbanos y de la vivienda está impulsando nuevas perspectivas en respuesta a la realidad y complejidad de la rehabilitación, con el objetivo final de mejorar la calidad de vida de las personas. Actuaciones y reformas que mejoran la adaptabilidad, la accesibilidad y el bienestar, especialmente en estas etapas de la vida o estados de salud limitados por disfunciones físicas o mentales. Aquí, pequeñas empresas familiares como Universal de Obras, han sabido incorporar en su larga trayectoria en el sector de la rehabilitación y reforma, éstas para la Tercera Edad y los discapacitados que se proyectan buscando la mejora en la calidad de vida y el estado de salud de las personas que las necesitan.

 
 
  Site Map